Agro Noticias

Pulgones en trigo: cómo combatirlos

El cultivo del trigo debe ser cuidado y protegido desde el mismo momento en que se implanta. La calidad de la posterior cosecha dependerá de los cuidados que llevemos a cabo durante todo el proceso. Entre las plagas que más lo afectan, se encuentran los pulgones.

Los áfidos o pulgones provocan daños directos e indirectos. Generan daños cuando succionan las hojas; como su saliva posee efectos fitotóxicos, las hojas afectadas se vuelven amarillas y disminuye la superficie fotosintética. Además, como estos insectos chupadores extraen la sabia elaborada, se produce un debilitamiento de la planta con deformación de las hojas, las cuales suelen curvarse hacia abajo. Todos los pulgones de trigo también son vectores de la virosis de enanismo amarillo de la cebada.

En Paraguay, las principales especies de pulgones que afectan al cultivo son el Pulgón de la Raíz (Rhopalosiphum rufiabdominalis), el Pulgón de la hoja (Schizaphis graminum) y el Pulgón de la espiga (Sitobion avenae).

 

Cuanto antes, mejor

Como el trigo es un cultivo muy sensible a esta plaga, la observación de las plantas desde su implantación (así como la rapidez con que se tomen las medidas para combatirlos) son cruciales. En primer lugar, es recomendable utilizar semillas que ya hayan sido tratadas con insecticidas sistémicos (como Thiametoxan TS e Imidacloprid TS) para disminuir el riesgo de la presencia de pulgones desde un inicio. También puede tratarse con otro insecticida sistémico, Acetamiprid.

En referencia al Pulgón de la espiga (Sitobion avenae), el período crítico del cultivo es durante el llenado de los granos. Puede provocar disminución del peso de los granos, lo que produce pérdidas sensibles de rendimiento.

Es prioritario controlar además todo tipo de malezas presentes en el cultivo, así como las que se puedan encontrar en las zonas cercanas y que puedan ser susceptibles a la presencia del pulgón. En caso de realizar un control con insecticidas, será necesario seguir los umbrales recomendados según el estado fenológico del cultivo. Un profesional deberá asesorar sobre el momento oportuno para hacerlo y qué productos deberán aplicarse.

En lo referente al control biológico, puede aprovecharse la presencia de especies predadoras como la Crisopa (Chrysoperla Carnea) en su época de larva, el Myzacolor (A. Aphidimyza, un predador de más de 70 tipos de pulgones), el Sitocolor (Sitobion avenae) y la mariquita de 7 puntos (Coccinella septempunctata).

Fuentes: CAPECO (Paraguay), EMBRAPA Trigo (Brasil)

 

Recomendaciones Agrofertil.

Para el manejo y control de dichas plagas, Agrofertil recomienda como opción de control el insecticida BELONA, un insecticida de acción sistémica, acción translaminar y efecto residual prolongado, que reduce gradualmente la población de plagas. Compuesto por Acetamiprid, Pyriproxyfen, muestra un gran efecto de control de los pulgones del trigo Rhopalosiphum padi y Schizaphis graminum. Pueden aplicarse de 100 a 150 ml/ha, cuando se observe el 10% de las plantas atacadas por pulgones en etapa vegetativa, así como 10 pulgones por espiga para la etapa de espigamiento hasta grano mazoso.

15 julio, 2021
68