Agro Noticias

Chinches en Soja: Plagas directas del cultivo

Publicado por: Campo Agropecuario | FEB. 01, 2019

Por: Ing. Agr. Stella Candia, MAS – Desarrollo Agronómico


Introducción

El cultivo de soja en Paraguay es atacado por varias especies de plagas chupadoras, donde los chinches son los principales. Los más abundantes son el chinche marrón (Euchistus Héroes), seguido por el chinche Barriga Verde (Dichelops spp), luego Edesa meditabundaNezara viridula, y por último Piezodorus guildinii, muy escaso según informes de monitoreo realizados por la Consultora MAS.

Aspectos bioecológicos y daños

Los daños en el cultivo de soja se deben a que estos chinches se insertan en el estado de succión de los nutrientes. Debido a este hábito de alimentación, causan serios daños en el cultivo, siendo los daños irreversibles en los niveles poblacionales y en los estadios fenológicos de las plantas, según Correa – Ferreira 2009.

Los granos atacados generalmente disminuyen su tamaño, quedan arrugados, con menor peso, con coloración más oscura, pudiendo presentar enfermedades como la Mancha de Fermento ocasionado por el hongo Nematospora coryli, transmitido por las constantes succiones de alimentación.

Además de la reducción de la calidad de los granos, también puede afectar la calidad fisiológica de la semilla (germinación y vigor), también puede alterar el tenor de aceite. Correa – Ferreira en 2009.

Las diferentes especies de chinches, causan diferentes tipos de daños, siendo el chinche verde pequeño (Piezodorus guildinii) el más dañino, seguido por el chinche verde (Nezara viridula) y luego se encuentra el chinche marrón (Euschistus heros). El tiempo de permanencia, el nivel poblacional, el estadio del cultivo y el estadio de la plaga son factores importantes que deben tenerse en cuenta en el momento de cuantificar los daños.

Comportamiento de los chinches

Los chinches adultos poseen un comportamiento bastante marcado lo que facilitan el manejo integrado. Estos inician la Colonización al final del periodo vegetativo o inicio del periodo de floración (R1–R2). En esta etapa los chinches dejan a los hospederos alternativos o bien están saliendo de una prolongada diapausa.

A partir de la aparición de vainas R3, aumenta la población, porque se inicia el periodo de reproducción. Se observan gran cantidad de ninfas en el cultivo, por lo cual se denomina Periodo de alerta. En la etapa de desarrollo de vainas (R4) y el inicio de llenado de granos (R 5.1) es el estado en que el cultivo es muy susceptible al ataque de chinches, la población tiende a aumentar sustancialmente. Este periodo es conocido como Periodo Crítico. La población alcanza el pico máximo en el periodo (R6), luego la población decrece porque los granos alcanzan la madurez fisiológica.

Es importante mencionar que tanto los adultos como las ninfas tienen el hábito de picar el tejido vegetal y succionar el contenido celular. Las ninfas de primer instar o estadio no se alimentan, a partir del tercer, cuarto y quinto estadio si se alimentan y pueden causar daños semejantes a los adultos.

Chinche Marrón (Euschistus heros), la especie más abundante

Esta especie es de fácil identificación, los adultos son de color marrón oscuro, con espinos en el pronoto y una media luna blanca en el dorso, al final del Escutelo. Los huevos son de color amarillo o beige, depositado en hileras o en pequeños grupos, colocados sobre hojas o vainas, generalmente en número de 5 a 8 huevos por postura. Estas presentan una mancha rosada cuando están próximos a la eclosión. Poseen una duración de 5,4 días en promedio en esta etapa.

Las ninfas son de color amarillo anaranjado con cabeza oscura y empiezan a causar daños a partir del tercer instar, periodo en el cual se alimentan de las vainas. Según Cividanes, (1992), la duración media de huevo adulto es de 28, 4 días a 25 °C, teniendo grandes probabilidades de sobrevivir en el ambiente natural.

Esta especie tiene la particularidad de entrar en un descanso o diapausa bajo los rastrojos o en los montes cercanos a las parcelas. También poseen hospederos alternativos que ayudan a la plaga a sobrevivir cuando el cultivo de soja está ausente. Al chinche marrón se lo encuentra en el girasol, maíz, solanáceas, y compuestas donde se encuentran arbustos del monte, entre otros. La longevidad media del adulto es de 116 días, este dato es muy importante ya que nos muestra que un adulto puede acompañar gran parte del ciclo del cultivo causando daño y dando descendientes, aumentando de esta forma la población.

Esta especie es muy abundante en la zona del estado de Paraná y el Centro oeste brasilero Cividanes, (1994), razón por la cual tiene una perfecta adaptación en el territorio paraguayo, donde varios estudios de Fluctuación poblacional han demostrado que E. heros es la especie más abundante en los departamentos de Itapúa, Alto Paraná y Canindeyú. Generalmente el chinche marrón completa en la soja tres generaciones y una generación en algún cultivo o planta hospedera. En el otoño busca refugio en los rastrojos, donde permanece hasta la primavera o verano, en ese tiempo el chinche no se alimenta, acumula lípidos permaneciendo en una hibernación parcial según Panizzi, (1997).

Manejo y control

Para iniciar un programa de manejo, sería interesante realizar Estudios de Evaluación de Parámetros Bioecológicos en la zafriña y entrezafra de la soja, para encontrar las respuestas de la abundancia poblacional de esta especie. También sería importante realizar estudios de tolerancia y resistencia de los mismos a los insecticidas más utilizados en las aplicaciones de parte de los productores.

Prácticamente más del 90 % de la población de E. heros es controlada con insecticidas químicos, del grupo Neonicotinoides, Piretroides, Fosforados o bien una mezcla de Neonicotinoides con Piretroides, Candia, (2018). Estos productos son aplicados repetidas veces durante la zafra y zafriña, en ocasiones sin tener en cuenta los niveles de control adecuados. El manejo y control del chinche marrón constituye un gran desafío para nuestra producción, ya que aparentemente necesita mayores dosis de insecticidas y mayor número de aplicaciones para alcanzar porcentaje de eficiencia mayores al 90% con una residualidad de 10 días.

El control químico es una de las principales estrategias para bajar la población que causa daños por su rapidez y flexibilidad. El control debe ser realizado durante el periodo reproductivo, la población debe muestrearse mediante el paño de batida vertical y cuando existan hasta 2 adultos por metro realizar la aplicación. Desde el periodo R4 – R5 la población debe ser mínima.

Lo ideal es realizar la rotación de ingredientes activos incorporando una aplicación de fosforados, por el riesgo de la tolerancia y resistencia de parte de los chinches a los insecticidas.

En la medida que se ponga en práctica las aplicaciones solo en la etapa reproductiva cuando exista la población de 2 adultos por metro lineal y con los insecticidas adecuados en dosis adecuadas, se puede esperar la disminución de esta plaga y así la disminución de los daños al cultivo.

6 septiembre, 2019
99